Foto caja

Nuevo Packaging Caja de Lola

3 CLAVES para conseguir un packaging que cumpla tus objetivos


Crear un packaging es un arte, es crear el primer contacto físico entre nuestro target y nuestro producto. Es su primera experiencia tangible. Si el packaging es importante para cualquier marca, aún lo es más para aquellas marcas que no tienen puntos de venta propios. Ese es el caso de las ecommerce, nuestra última creación en este terreno ha sido para una marca de canastillas de bebé sin estereotipos de género. En Pajarraco, hemos elaborado una lista de tips que consideramos nuestra brújula, los tres puntos básicos para saber si un packaging va a ser realmente efectivo:
 
1. Claridad, transparencia
Saturar de información es poco atractivo, abrumador y confuso, por eso tratar de mantener todo en un contexto sencillo nos ayudará a mejorar la primera impresión visual. Una jerarquía clara en el mensaje ayudan a una correcta comunicación. Es poco probable que un consumidor se detenga a mirar todo, por lo que es vital atraer su atención y mantenerla en un rápido vistazo. Una forma de resolver la comunicación visual es a través de íconos, pues comunican bien las principales características del producto.


2. Que te represente
Los valores de tu marca deben quedar representados en el diseño final. Un diseño que no te identifique puede ser correcto pero sólo será un ejercicio de estilo si no se identifica con tu arquitectura de marca.


3. Material adecuado
Los materiales de buena calidad indican un producto de buena calidad, sin perder de vista la concienciación en el diseño actual sobre el medio ambiente. Existe ya una masa crítica de consumidores que buscan embalaje compacto, biodegradable y reciclable. Otro factor fundamental es el económico, la selección de materiales deberá tener en cuenta el margen del producto de acuerdo a su posicionamiento en el mercado. Y por último el uso de ese packaging, si este va a ser transportado por medios ajenos como en el caso del ecommerce, el material deberá adaptarse a ese uso.
 
Cuando elaboramos un packaging estamos poniendo el alma de una marca en formato físico y por ello debemos comprometernos con su mensaje y elaborar un diseño que respire su esencia, como las divertidas cajas de nuestro cliente, que huye de los estereotipos de género y se centra en productos estéticos, prácticos y de primera calidad.